Los gilipollas y los globos para los huérfanos


Menudo susto deben de haberse llevado los pobres huérfanos

1 comentario:

Mini Chapata Himawari dijo...

No sabía que cuando uno se queda huérfano le crecen alas.